Vigenère, el código indescifrable

Este post es el post 4 de 5 en la serie Serie Criptografia

El problema del cifrado César

Vamos a explicar porque el cifrado Vigenère sustituyo al César. Como vimos en el anterior post, el cifrado César no es que ofrezca mucha utilidad en nuestros días ya que por un simple método de fuerza bruta (probar todas las transposiciones posibles) podríamos conseguir el mensaje en claro. Se podría complicar haciendo una transposición asimétrica, es decir, hacer un tabla de correspondencias aleatorias:

A ->F | B->D | C->Z …

Y así hasta completar todas. De esta manera necesitaríamos un análisis de frecuencias para obtener el mensaje. Un análisis de frecuencia es un análisis mediante el cual obtenemos la frecuencia de aparición de cada letra en un mensaje. En español, la frecuencia de distribución de letras es esta:

Es decir, que si en nuestro mensaje la letra F es la mas repetida tiene bastantes posibilidades de ser una A o una E en el mensaje original y así podemos ir descifrando el mensaje.

El cifrado Vigenère

Lo importante es que este tipo de análisis no se llevaron a cabo hasta el año 1000 d.c. . Este fue el avance criptoanalítico mas importante hasta la Segunda Guerra Mundial y provocó que durante casi 500 años no existiera un sistema de cifrado fiable. En el año 1465 Leone Battista Alberti inventó el primer cifrado polialfabético, el cifrado de Alberti

En 1553 Giovan Battista Belasso publicó el método original del cifrado Vigenère. Lamentablemente fue atribuido erróneamente a Blaise de Vigenère, de ahí su nombre. El cifrado Vigenere era muy robusto y no se podía romper con los análisis de frecuencia clásicos lo que le valió el apodo de «código indescifrable». Era tan robusto que siguió siendo útil hasta que en el siglo XIX apareció el método Kasiski. Fue tal su repercusión que ya en 1917 la Scientific American calificó al cifrado como «imposible de romper».

Como funciona el cifrado Vigenère

Pero, ¿en qué consiste? Es un sistema relativamente sencillo de implementar. Lo primero que necesitamos es el cuadro Vigenère:

Resultado de imagen de cuadro vigenere

Como veis tan solo es un cuadro donde vamos aplicando el cifrado César pero a 2 alfabetos (de ahí el nombre de polialfabético).

Ahora necesitamos un mensaje y una clave. Vamos a suponer que queremos enviar el mensaje «Asesinad al rey Fernando» y la clave sera «Isabel». De modo que ponemos el mensaje y debajo la clave hasta rellenar todo el mensaje. Y ahora solo tenemos que ver las correspondencias del cuadro para cifrar el mensaje, cogemos la columna con la primera letra del mensaje y la fila con la primera letra de la clave. Seguimos la cruz y apuntamos la letra resultante. Y así hasta cifrar todo el mensaje.

A S E S I N A D A L R E Y F E R N A N D O
I S A B E L I S A B E L I S A B E L I S A
-----------------------------------------
I K E T M Y I V A M V P G X E S R L V V O

y ya tenemos un texto cifrado inmune al análisis por frecuencias, ya que a cada letra del mensaje original no le corresponde una letra en el mensaje cifrado, si no que depende de la clave, especialmente de su longitud.

Para descifrar, haremos el camino contrario, cogemos la primera letra de la clave (I) nos colocamos en la fila y nos desplazamos a la derecha hasta encontrar la primera letra del cifrado (I). Ahora subimos hacia arriba y vemos la clave descifrada. Os pongo una imagen con el proceso para descifrar la segunda (S y K)que seguro que es mas claro. En rojo las letras de clave y mensaje cifrado y en verde la letra descifrada:

Imaginaos las posibilidades. Podéis, por ejemplo, en vez de rellenar el cuadro con letras, hacerlo con dibujo, con colores o con sonidos. Os aseguro que vuestros mensajes serán secretos para el 99% de la gente.

Como curiosidad, un gran aficionado a la criptografía fue Edgar Allan Poe. Si, el escritor. Retaba a sus lectores a que le mandaran mensajes cifrados que el posteriormente descifraba. No obstante, mas tarde se verificó que no era tan diestro en estos quehaceres, sino que su éxito venía provocado por el bajo nivel criptográfico de sus lectores.

 

 

Series Navigation<< Criptografía – Al César lo que es del CésarHASH: Una de hashes, por favor >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.