El mejor hacker de la historia

Qué es un hacker?

Tras numerosos años de reivindicación de la comunidad hacker española, la RAE acaba de añadir una nueva acepción al termino “hacker”. Hasta hace unas semanas, la única acepción que incluía el diccionario era:

Pirata informático, persona que accede ilegalmente a sistemas informáticos ajenos para apropiárselos u obtener información secreta.

Ahora, se ha incluido una nueva acepción que se asemeja más a la realidad de un hacker:

Persona experta en el manejo de computadoras, que se ocupa de la seguridad de los sistemas y de desarrollar técnicas de mejora.

El pensamiento lateral

Sin embargo, para mí, un hacker no tiene que ver nada con esta acepción. Para definir a un hacker me gusta mucho relacionarlo con el termino “pensamiento lateral”. Según nuestra querida Wikipedia:

El pensamiento lateral (del inglés lateral thinking) es un método de pensamiento que puede ser empleado como una técnica para la resolución de problemas de manera imaginativa.

La idea central es la siguiente: al evaluar un problema existiría la tendencia a seguir un patrón natural o habitual de pensamiento (las sillas son para sentarse, el suelo para caminar, un vaso para ser llenado con un líquido, etc.), lo cual limitaría las soluciones posibles. Con el pensamiento lateral sería posible romper con este patrón rígido, lo que permitiría obtener ideas mucho más creativas e innovadoras para representar todos esos caminos alternativos o desacostumbrados, que permiten la resolución de los problemas de forma indirecta y con un enfoque creativo. En particular, la técnica se basa en que, mediante provocaciones del pensamiento, se haría posible un desvío del camino o patrón habitual del pensamiento.

Esto es justo lo que hace un hacker, buscar métodos para solucionar un problema (cómo acceder a una máquina) de una manera imaginativa, como cuando Capitan Crunch consiguió eludir la seguridad de las cabinas telefónicas y realizar llamadas gratuitas con un juguete que venía en una caja de cereales.

John Draper, «Capitan Crunch»

El pensamiento lateral es buscar atajos, pensar en lo que nadie ha pensado antes, solucionar problemas de manera rápida y efectiva. Tal vez no lo haga con una solución elegante, pero si de forma muy creativa.

El mejor hacker del mundo

Os voy a hablar para mi, del hacker más importante de la historia y al que tuve el honor de conocer. Y encima era español y con un nombre también muy español: Paco.

Paco nació en los años 40, en medio de la dictadura, en una familia extremeña muy humilde. Su padre el pastor y jornalero. Desde muy pequeño Paco ayudaba a su padre en las labores del campo. Con 6 años fabricó sus propios utensilios para la siega. Logró concluir los estudios básicos con el esfuerzo y el trabajo de sus padres. Al principio de los 60 se mudaron a Getafe y Paco comenzó a trabajar en una fábrica de metalurgia. Era tornero y, por lo que decían, muy bueno.

No obstante, Paco era inquieto y no le gustaba nada eso de trabajar para otro. Tal vez su marcada vena comunista-sindicalista tenía algo que ver. De modo que durante unas semanas se fue a ver como trabajaba un amigo zapatero. En esas semanas aprendió el oficio y decidió montar su propio negocio: un taller de reparación de calzado.

Cumpliendo su sueño

Lo primero que necesitaba era una máquina de calzado similar a esta:

Estas máquinas eran muy caras por lo que decidió construírsela el mismo con unos motores, piezas de madera torneadas por él y otras piezas conseguidas por aquí y por allá. Y abrió su taller.

Se casó y tuvo 3 hijos. Por esta época es cuando le conocí. Yo era muy joven y le ayudaba por las tardes en el taller. Cosía balones, ponía algunas tapas y trasteaba por allí. Y aprendía. Aprendí mucho, muchísimo.

Su faceta de inventor

En su taller, Paco podía hacer lo que más le gustaba: inventar. Realizó numerosos inventos: una máquina para enrollar cordones, embolsarlos y precintarlos, varios útiles de trabajo, juguetes para sus hijos… Si tenías que hacer un trabajo repetitivo con un taladro, Paco te lo colgaba del techo para que no pesara.

Pero sin duda hubo un invento que le trajo de cabeza toda su vida: la máquina de movimiento continuo. Tenía pocos estudios y lo de las leyes de la termodinámica no iban con él. Yo le decía

– Vamos a ver, la ley de la conservación de la energía dice que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma

y él me respondía:

– Seguro que hace un montón de años la ley decía que la energía ni se creaba ni se destruía ni se transformaba, y alguien lo cambió. Esto es igual

Hizo varios prototipos pero, obviamente, ninguno funcionó. Pero tanto el como yo aprendimos muchísimo construyendo esos prototipos.

Dejando el taller

El negocio del taller no fue bien y tuvo que cerrar. Empezó a trabajar en una fábrica de mamparas de baño. La fábrica había comprado una máquina para doblar tubos (si, una famosa Pipe Bender alemana) muy similar a esta:

Una autentica Pipe Bender

Estas máquinas no eran precisamente baratas, me habló alguna vez de unos 3 millones de pesetas (18.000€ para los jóvenes). Los operarios sabían cómo funcionaba grosso modo, pero no lograban sacar las barras de aluminio con la curvatura correcta. Paco estudió la máquina varias semanas, realizo numerosísimas pruebas y obtuvo numerosos errores. Al final logró sacar un «algoritmo» en base a la dureza del aluminio y los parámetros de configuración de la máquina. La conclusión a la que llegó es que con cada partida de aluminio que llegaba a la máquina había que recalibrarla, ya que cada aluminio se doblaba de forma distinta.

Tal vez parezca poca cosa, pero recordemos que Paco no tenía nada más que los estudios básicos. Sin embargo, gente con más estudios se había dado por vencido con la máquina.

Pasó muchos años en la fábrica, ganó mucho dinero pero, personalmente, creo que si hubiera podido, habría vuelto a su pequeño taller a cacharrear con sus hierros, sus motores y sus herramientas.

Desgraciadamente, Paco o Paquillo como le llamábamos los más allegados nos dejó hace 6 años víctima de un cáncer de pulmón.

Paquillo, estés donde estés, Feliz Navidad. Te quiero papa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.